¿Qué tipo de piel tengo? El conocimiento es superpoderoso

El paso más importante para tener éxito en el cuidado de tu cuerpo es conocerlo en profundidad. En concreto, dentro de la cosmética coreana cobra vital importancia conocer tu tipo de piel para saber qué producto debes utilizar y cómo. Para contestar a la pregunta: qué tipo de piel tengo, debes tomártelo enserio, escuchar tu cuerpo y analizar cada detalle de tu piel. ¡Sin agobios ni prisas! Un poco más abajo te explico cómo.


Sabías que… La piel es el órgano más grande del cuerpo. Como tal, debes prestarle atención. No se trata de banalidad o narcisismo sino de bienestar y salud.

Saber qué tipo de piel tienes no es una pérdida de tiempo. A la larga, este paso tan sencillo te ayudará a ahorrar tiempo, dinero y a mejorar tu salud.


Tomarte el tiempo para conocer las necesidades específicas de tu piel te ayudará a elegir los mejores productos para equilibrar la piel, para que sea vea más saludable, radiante y para combatir cualquier causa que te esté originando problemas (acné, rojeces, manchas, arrugas, etc.).

qué tipo de piel tengo

¡Recuerda! La piel de cada persona es única y nadie mejor que tú para comprender las señales de tu cuerpo. Yo voy a guiarte a partir de unas «directrices generales» para que poco a poco puedas coger el timón de tu barco y navegar tu sola. ¡Te prometo que es más sencillo de lo que parece!

¿Qué tipo de piel tengo?

Existen 4 tipos principales de piel (seca, normal, mixta y grasa) y tres problemáticas claras que requieren de un tratamiento especial (acné, piel sensible y madura). Aprende la diferencia de cada tipo para cuidar apropiadamente tu piel.

TEST: para saber qué tipo de piel tengo

Preparación:

  1. Desmaquilla tu rostro por completo, así eliminarás la suciedad y el aceite de tu rostro.
  2. Lávate el rostro con una espuma limpiadora y agua tibia. No utilices un jabón agresivo ya que podrías resecar demasiado el rostro.
  3. Sécalo con una toalla limpia.
  4. Espera una hora. No aplique ningún otro producto, ni tónico, bruma o crema. Evita también tocarte el rostro.

Análisis:

  1. Utiliza papel secante (si no tienes, utiliza un pañuelo de papel). Colócalo encima de tu «zona T» (frente, nariz y barbilla). Deja que absorba cualquier grasa del rostro. Si a contraluz el papel se aprecia con aceite, significa que tu piel es grasa o mixta.
  2. La diferencia entre una piel grasa y mixta se encuentra en tus mejillas. Ahora utiliza otro trozo de papel secante y pásalo por tus mejillas. Si el papel está seco y notas tus mejillas sin brillo significa que tu piel es mixta (solo tienes brillos en tu «zona T»).
  3. En cambio, si al pasar tu papel secante por las mejillas hay aceite, significa que tu piel es grasa. Visualmente notarás como con el paso del tiempo tu piel va adquiriendo más brillos por zonas generalizadas del rostro.
  4. Si en el paso 1 y 2 de tu análisis el papel no se ve con aceite y notas la piel tensa, significa que tu piel es seca. También notarás que al sonreír o al realizar distintas expresiones faciales tu piel se nota tirante.
  5. Si tu piel además de notarse tirante está roja o te pica, significa que tienes una piel sensible.
  6. Si no notas ninguna particularidad especial, es decir, tu piel no se ve excesivamente seca o grasa y tampoco notas molestias ni una deshidratación excesiva, significa que tu piel es normal.
  7. Recuerda que independientemente del tipo de piel: seca, normal, mixta o grasa, puedes tener una piel propensa al acné o piel madura.

Preparación:

  1. Desmaquilla tu rostro por completo, así eliminarás la suciedad y el aceite de tu rostro.
  2. Lávate el rostro con una espuma limpiadora y agua tibia. No utilices un jabón agresivo ya que podrías resecar demasiado el rostro.
  3. Sécalo con una toalla limpia.
  4. Espera una hora. No aplique ningún otro producto, ni tónico, bruma o crema. Evita también tocarte el rostro.

Análisis:

  1. Utiliza papel secante (si no tienes, utiliza un pañuelo de papel). Colócalo encima de tu «zona T» (frente, nariz y barbilla). Deja que absorba cualquier grasa del rostro. Si a contraluz el papel se aprecia con aceite, significa que tu piel es grasa o mixta.
  2. La diferencia entre una piel grasa y mixta se encuentra en tus mejillas. Ahora utiliza otro trozo de papel secante y pásalo por tus mejillas. Si el papel está seco y notas tus mejillas sin brillo significa que tu piel es mixta (solo tienes brillos en tu «zona T»).
  3. En cambio, si al pasar tu papel secante por las mejillas hay aceite, significa que tu piel es grasa. Visualmente notarás como con el paso del tiempo tu piel va adquiriendo más brillos por zonas generalizadas del rostro.
  4. Si en el paso 1 y 2 de tu análisis el papel no se ve con aceite y notas la piel tensa, significa que tu piel es seca. También notarás que al sonreír o al realizar distintas expresiones faciales tu piel se nota tirante.
  5. Si tu piel además de notarse tirante está roja o te pica, significa que tienes una piel sensible.
  6. Si no notas ninguna particularidad especial, es decir, tu piel no se ve excesivamente seca o grasa y tampoco notas molestias ni una deshidratación excesiva, significa que tu piel es normal.
  7. Recuerda que independientemente del tipo de piel: seca, normal, mixta o grasa, puedes tener una piel propensa al acné o piel madura.

Analiza el tamaño de tus poros:

Si aún estás dudando de tu tipo de piel, vamos a realizar otra comprobación. Colócate delante del espejo del baño y mírate los poros:

  1. La piel normal tiene unos poros visibles pero no grandes
  2. Ahora retrocede unos pasos del espejo.
    1. Si sigues viendo los poros significa que son grandes y marcados, es decir, tu piel es grasa
    2. En cambio, si tus poros ya no son visibles, tu piel es seca
    3. Si tus poros son desiguales, es decir, algunos son grandes y otros pequeños, significa que tu piel es mixta

Ahora que ya sabes qué tipo de piel tienes. Sigue leyendo más para aprender sobre tu tipo de piel y cómo debes cuidarla. ¡Vamos!

  1. Utiliza papel secante (si no tienes, utiliza un pañuelo de papel). Colócalo encima de tu «zona T» (frente, nariz y barbilla). Deja que absorba cualquier grasa del rostro. Si a contraluz el papel se aprecia con aceite, significa que tu piel es grasa o mixta.
  2. La diferencia entre una piel grasa y mixta se encuentra en tus mejillas. Ahora utiliza otro trozo de papel secante y pásalo por tus mejillas. Si el papel está seco y notas tus mejillas sin brillo significa que tu piel es mixta (solo tienes brillos en tu «zona T»).
  3. En cambio, si al pasar tu papel secante por las mejillas hay aceite, significa que tu piel es grasa. Visualmente notarás como con el paso del tiempo tu piel va adquiriendo más brillos por zonas generalizadas del rostro.
  4. Si en el paso 1 y 2 de tu análisis el papel no se ve con aceite y notas la piel tensa, significa que tu piel es seca. También notarás que al sonreír o al realizar distintas expresiones faciales tu piel se nota tirante.
  5. Si tu piel además de notarse tirante está roja o te pica, significa que tienes una piel sensible.
  6. Si no notas ninguna particularidad especial, es decir, tu piel no se ve excesivamente seca o grasa y tampoco notas molestias ni una deshidratación excesiva, significa que tu piel es normal.
  7. Recuerda que independientemente del tipo de piel: seca, normal, mixta o grasa, puedes tener una piel propensa al acné o piel madura.

Analiza el tamaño de tus poros:

Si aún estás dudando de tu tipo de piel, vamos a realizar otra comprobación. Colócate delante del espejo del baño y mírate los poros:

  1. La piel normal tiene unos poros visibles pero no grandes
  2. Ahora retrocede unos pasos del espejo.
    1. Si sigues viendo los poros significa que son grandes y marcados, es decir, tu piel es grasa
    2. En cambio, si tus poros ya no son visibles, tu piel es seca
    3. Si tus poros son desiguales, es decir, algunos son grandes y otros pequeños, significa que tu piel es mixta

Ahora que ya sabes qué tipo de piel tienes. Sigue leyendo más para aprender sobre tu tipo de piel y cómo debes cuidarla. ¡Vamos!

PIEL SECA

Cuando se habla de una piel seca automáticamente se tiende a pensar en el término «deshidratación». Si bien es cierto que ambos términos son casi primos hermanos, deberías saber que una piel seca va mucho más allá de la deshidratación. Antes de confundirte aún más, vamos a ver las diferencias entre sequedad y deshidratación:

⇢ PROBLEMÁTICA SEQUEDAD

La sequedad es causada por la falta de grasa en la piel. Los síntomas incluyen descamación, sensibilidad, picazón y grietas. Puede ser causada por múltiples factores: por el estilo de vida, dieta, clima, factores ambientales o una condición crónica, cambios hormonales o genética.

⇢ SOLUCIÓN A LA SEQUEDAD

Para combatir la piel seca deberás aplicar tres reglas fundamentales:

  1. Utiliza productos específicos para piel seca
  2. Mantener tu piel «húmeda«. Necesitas crear una capa de humedad permanente en tu rostro para suplir la falta de grasa de tu piel. Utiliza la bruma facial, crema hidratante y bases de maquillaje hidratantes.
  3. Crear una barrera protectora en tu piel para que la humedad «no se escape» y se mantenga más horas.

❌ Evita productos específicos para pieles grasas, cítricos y jabones excesivamente limpiadores porque resecarán demasiado tu piel.

qué tipo de piel tengo

⇢ PROBLEMÁTICA DESHIDRATACIÓN

La deshidratación, en cambio, es el resultado que experimenta tu piel al no retener suficiente humedad.

⇢ SOLUCIÓN A LA DESHIDRATACIÓN

¡Ten en cuenta! Para combatir la deshidratación no solo debes hidratar tu piel con productos humectantes, intenta beber mucha agua y alejarte (o reducir el consumo) de productos deshidratantes como el café o el alcohol.

Una gran aliada de las pieles secas son las esencias coreanas. Gracias a ellas lograrás fomentar la humedad de tu piel y crear una barrera invencible en tu rostro. ¡Toma nota y no te saltes este paso en tu rutina!

PIEL NORMAL

A veces ser un poco más normal y menos especial puede darte muchas alegrías y pocos quebraderos de cabeza. La verdad es que si tu piel es «normal» podría decirte que te ha tocado la lotería. Tu piel no tiende a reaccionar negativamente ante nuevos productos o cambios (climáticos, ambientales, etc.). Tampoco sientes la necesidad de hidratar constantemente tu piel o una sensación grasa en tu rostro. Tu piel podríamos decir que es todo aquello que todas deseamos, un equilibrio perfecto entre humedad y grasa natural de la piel.

Tus cuidados son simples, sencillos y rápidos. Solo necesitas mantener y potenciar aquello que ya tienes: ¡la mejor piel de todas! Respeta los 10 pasos de la rutina facial coreana para cuidar tu piel y mantenerla tan saludable. ¡Felicidades!

Atrévete a experimentar con los productos de cosmética coreana. No existe, en principio, ningún ingrediente del que debas huir. Aprovéchalo para expendir al máximo tus horizontes y lanzarte a probar todo lo que te apetezca.

PIEL MIXTA

La piel mixta parece más compleja y complicada de lo que en realidad es. Ya sé que a priori puede parecer un caos porque no sabes cómo controlar la sequedad de ciertas zonas con el exceso de sebo en otras. ¡Vamos por pasos!

Aunque la piel mixta experimenta lo mejor y lo peor de la piel seca y grasa, ¡no debes desanimarte!

SEQUEDAD

En mejillas, incluso puedes experimentar descamación, irritación y rojeces.

En las mejillas y el resto de la cara que no sea la «zona T» puedes tener la piel seca o normal. Incluso, puede ir cambiando según clima, genética y factores ambientales.

EXCESO DE SEBO

Si tu piel es mixta experimentarás piel grasa en tu «zona T».

La «zona T» va desde la frente (toda), pasando por la nariz y barbilla. Especialmente en estas zonas experimentarás exceso de grasa, poros y acné.

Ahora que ya has entendido qué le ocurre a tu piel, te estarás preguntando cómo aplicarte los productos correctamente para cada zona. ¡Vamos a verlo!

qué tipo de piel tengo

En primer lugar es de vital importancia encontrar una crema hidratante lo suficientemente humectante para retener la humedad en las zonas que más lo necesitan pero sin pasarse para controlar el exceso de grasa de tu «zona T». Personalmente y dada mi experiencia, yo también pertenezco a este grupo de piel mixta, te funcionarán genial las cremas hidratantes coreanas porque su textura en gel y de absorción rápida lograrán controlar ambas zonas con eficiencia.

Otro punto muy importante y que a veces no se le da la importancia que merece, es el tónico facial. No me cansaré de repetir que es vital que utilices un tónico facial coreano para equilibrar el ph de tu piel después de tu limpieza y antes de aplicarte la crema hidratante. Si necesitas saber más sobre la rutina facial pásate por mi guía definitiva de los 10 pasos de la rutina facial coreana.

PIEL GRASA

La piel grasa tiende a crear más sebo natural y se acumula en sus poros. Sabrás que tu piel es grasa cuando al poco tiempo de utilizar unos polvos matificantes tu rostro vuelva a verse brillante.

🔍 Si tu piel es grasa, presta mucha atención a estos aspectos:

¡POROS BAJO CONTROL!

El exceso de sebo congestiona y obstruye los poros. Mantén tus poros a raya utilizando productos específicos para piel grasa y realizando una exfoliación profunda semanalmente.

¡No todo es malo! La buena noticia es que la piel grasa se ve más joven que el resto de pieles. Como mantiene una humedad natural en el rostro es menos propensa a tener arrugas. Genial, ¿verdad?

qué tipo de piel tengo

¡BRILLOS LOS JUSTOS!

El control de los brillos es una de las principales preocupaciones para las pieles grasas.

❌ Evita ingredientes como el aceite mineral, la vaselina y el alcohol.

✅ No te olvides de hidratar tu piel ¡SÍ, LA PIEL GRASA DEBE HIDRATARSE!. Si no sabes si estás utilizando una crema adecuada, pásate por mi lista de las mejores cremas hidratantes coreanas para piel grasa.

✅ Utiliza exfoliantes químicos

✅ Busca mascarillas de arcilla o para piel grasa. ¿No sabes que existen? Visita mi lista con mis mascarillas coreanas favoritas.

¡APORTA BRILLO A LAS MANCHAS OSCURAS!

La piel grasa es propensa a la PIH (hiperpigmentación posinflamatoria), una afección que deja manchas oscuras en la piel. Si deseas combatir las manchas oscuras pásate por mi lista de cremas blanqueadoras para el rostro.

¡ALEJA EL ACNÉ DE TU VIDA!

Utiliza productos antibacterianos para combatir el acné. ¿Deseas saber más? Sigue leyendo porque voy a explicarte todo lo que necesitas saber para alejar el acné de tu vida 4ever!!

PIEL PROPENSA AL ACNÉ

¿Has escuchado alguna vez que para ganar a tu enemigo primero tienes que conocerlo? El acné es una bacteria y como tal, debes utilizar ingredientes antibacterianos para combatirlo y prevenirlo.

Si constantemente o frecuentemente sufres acné y brotes, esto significa que tu piel tiene una predisposición hacia el acné. ¡No desesperes! Solo necesitar controlar estas «bacterias» para poder lucir un rostro perfecto.

Puedes tener una piel grasa, normal, mixta o seca y ser propensa al acné. Si sufres de brotes de acné frecuentemente deberás adaptar tu rutina facial para la prevención del acné, si en cambio, sufres brotes esporádicos (hormonales, estrés o por el clima), cambia tu rutina facial solo en esos momentos.

Las pieles propensas al acné suelen tener los poros obstruidos. Por eso, son más susceptibles de sufrir puntos negros, espinillas, etc. En estos casos es fundamental mantener una buena rutina facial y exfoliar semanalmente el rostro para eliminar células muertas y ayudar a la regeneración celular.

Si deseas combatir el acné adecuadamente con cremas de tratamiento específico y prevenir futuros brotes, pásate por mi sección de cremas coreanas contra el acné donde descubrirás todo lo que necesitas saber para que el acné no forme parte de tu vida.

Además, si te preocupan las cicatrices o marcas que te ha dejado el acné, por aquí te hablo de los mejores productos para cicatrices y marcas y te explico la forma para minimizar su apariencia con rapidez y efectividad.

PIEL SENSIBLE

La piel sensible puede tener diversas causas, ya sea por genética, alergias o factores ambientales. Sabrás que tu piel es sensible porque cumple gran parte de estos requisitos:

  1. Erupciones o reacciones desproporcionadas de tu piel cuando utilizas productos
  2. Inflamación
  3. Picazón o ardor después de usar un producto para el cuidado de la piel
  4. Reacción negativa a la fragancia
  5. Manchas en la piel, piel escamosa e irritada.

⚠ TEN CUIDADO: elegir el producto de cosmética adecuado para una piel sensible puede resultar un desafío bastante frustrante. ¡No te pongas nerviosa y sigue unos sencillos pasos!

qué tipo de piel tengo

Si tu piel es sensible, ¡no la odies! Solo necesitas determinar qué ingredientes causan inflamación o reacción adversas en tu piel. Para ello, utiliza siempre cosméticos :

  • que tengan una lista pequeña y controlada de ingredientes
  • calmantes para las rojeces, curativos o antiinflamatorios

❌ Ingredientes prohibidos:

  • fragancias sintéticas
  • parabenos
  • aditivos
  • aceites minerales
  • detergentes con sulfato
  • ftalatos
  • urea
  • DEA
  • TEA
  • alcohol (puede irritar tu piel)
  • aditivos

Una vez hayas encontrado tu producto de cosmética como «futuro candidato» para quedarse en tu tocador, aplica una pequeña cantidad de producto en tu antebrazo y déjalo unos minutos. Observa cómo reacciona tu piel. ¿Notas alguna molestia? En caso negativo, ¡felicidades! Ya puedes utilizarlo con total seguridad.

En caso que encuentres que el producto te causa una reacción adversa anótalo en un cuaderno o en el móvil y fíjate en su lista de ingredientes. Poco a poco, con este método de «prueba y error», conseguirás saber qué productos te causan sensibilidad. ¡De los errores se aprende!

A día de hoy existen en el mercado un gran número de marcas coreanas que son ideales para pieles sensibles por la cantidad de ingredientes limitados y sus controles dermatológicos y alergias. De hecho, yo siempre recomiendo muchos productos que excluyen la mayor parte de productos que causan reacciones adversas. Pásate por mi lista de cremas hidratantes coreanas o esencias coreanas y descubrirás productos perfectos para tu piel sensible.

PIEL MADURA

Dicen que la edad es una cuestión más mental que física, y aunque yo opino lo mismo, cuando hablo de «piel madura» me refiero a su aspecto más puramente físico. Entre los signos de envejecimiento se encuentra una lista bastante universal:

  • arrugas incipientes
  • marcas de expresión donde antes no había
  • aparición de más manchas en la piel e irregularidades
  • flacidez
  • opacidad
  • deshidratación

Combatir el paso del tiempo es como querer derrotar al universo, parece una lucha titánica, ¿verdad? Pero qué te parece si en lugar de intentar lo imposible, estresarnos y agobiarnos, empezamos por prevenir futuros daños y reparamos nuestros «descuidos» de juventud.

qué tipo de piel tengo

La clave del éxito se encuentra en los 10 pasos de la rutina facial coreana y en combinar tu rutina con los mejores productos coreanos:

💭 NOS LO ESTAMOS PASANDO GENIAL CON LA COSMÉTICA COREANA, ¿VERDAD? MUCHA MÁS DIVERSIÓN AQUÍ ABAJO ↓
Deja paso a las esencias coreanas: las mejores estrellas del rock de tu tocador

Si cada producto de la cosmética coreana perteneciera a un estilo de música, no hay duda que las esencias coreanas ¡Vamos allá!

Bb cream coreana. ¡Amiga en la adversidad, amiga de verdad!

Seguramente has escuchado en alguna ocasión la frase "amiga en la adversidad, amiga de verdad". Hoy tengo el placer de ¡Vamos allá!

Exfoliante para labios: siempre existe un exfoliante ideal para unos labios hambrientos

¿Nada más levantarte tus labios parecen hambrientos? ¿No sabes el motivo pero cada vez están menos hidratados? Hoy vamos a ¡Vamos allá!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: